Las Mujeres y Las Enfermedades Cardíacas.

Enfermedades cardíacas

  • Las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte*de mujeres en los Estados Unidos y el resto del mundo
  • Aunque a veces consideramos que las enfermedades cardíacas son exclusivamente de los hombres “, casi la misma cantidad de mujeres y hombres muere al año a causa de estas afecciones en los Estados Unidos.
  • Afecciones y decisiones relacionadas con el estilo de vida da cada uno de nosotros aumentan las probabilidades de que una persona tenga una enfermedad cardíaca. Entre Algunos ejemplos se encuentran  la diabetes, el sobrepeso y la obesidad, la mala alimentación, la falta de actividad física y el consumo excesivo de alcohol.
  • La presión arterial alta y fumar son factores de riesgo clave de las enfermedades cardíacas. Se considera que el LBD es el colesterol “malo” porque tener altos niveles lleva a su acumulación en las arterias, lo que puede causar enfermedades cardíacas y accidentes cerebro-vasculares. Si disminuye su presión arterial y colesterol, y si no fuma, sin duda reducirá sus probabilidades de padecer una enfermedad cardíaca.

Síntomas

Mientras algunas mujeres no tienen ningún síntomas de enfermedades cardíacas, otras pueden llegar a presentar un fuerte y punzante dolor o molestia en el pecho; o dolor en el cuello, la mandíbula o la garganta; o dolor en la parte superior del abdomen o la espalda. Algunas veces, las enfermedades cardíacas pueden ser silenciosas y no ser diagnosticadas hasta que las mujeres presentan signos o síntomas  que incluyen los siguientes:

  • Ataque cardíaco :Dolor o molestia en el pecho, dolor en la parte superior de la espalda, indigestión, acidez estomacal, náuseas o vómitos, fatiga extrema, molestias en la parte superior del cuerpo y dificultad para respirar.
  • Arritmia:Sensación de agitación en el pecho.
  • Insuficiencia cardíaca : Dificultad para respirar, fatiga, hinchazón de los pies, tobillos, piernas o abdomen.
  • Accidente cerebro-vascular : Debilidad, parálisis (incapacidad para mover) o adormecimiento repentinos de la cara, los brazos o las piernas, especialmente en un lado del cuerpo. Otros síntomas pueden incluir confusión, problemas para hablar o para entender, dificultad para ver por uno o ambos ojos, dificultad para respirar, mareos, pérdida del equilibrio o la coordinación, pérdida de la conciencia o dolor de cabeza repentino e intenso.

Es muy importante prestar atención a nuestro estilo de vida y así poder evitar padecer de esta enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.